• El nuevo y moderno accesorio de vestir cuenta con la única patente del mundo para un artículo de moda
  • Se compone  de dos sencillos apliques, denominados Kem, unidos a un cuerpo central elástico, Wek,  y se engancha a las trabillas de la parte frontal o lateral de pantalones, faldas u otras prendas de vestir
  • El primer espacio comercial Kemwek se abrirá antes de fin de mes en Valencia
  • La central internacional de diseño para profesionales se ubicará en Madrid y el primer año estará abierta al público en general

Madrid, 17 de noviembre de 2014. .  Un invento ideado y producido en España va a sustituir en los armarios de todo el mundo a un accesorio de moda tan clásico como es el cinturón tradicional de sujeción, a juzgar por  la aceptación que ya ha tenido en el mundo de las tendencias urbanas no consumidoras de moda, aunque sí precursoras de nuevos conceptos originales.

Se trata de Kemwek, un cuerpo ornamental dividido en dos partes, pero siempre con una original banda elástica -denominada Bandín-, indeformable y que recupera su fuerza sin perder sus propiedades flexibles. Este moderno y atractivo accesorio cuenta con innumerables diseños exclusivos, que llevan en sus extremos unas pestañas para enganchar en las trabillas frontales o laterales de pantalones, faldas u otras prendas de vestir.

Para adaptarse a los distintos anchos entre trabillas, el wek se fabrica en diferentes tallas y cuenta con múltiples diseños para satisfacer los gustos del usuario. Con independencia de estas prestaciones, siempre lleva en la parte central un pasador en forma de U, denominado Indomitun, que sirve para encajar el botón central de la prenda, lo que evita que el accesorio desborde el límite de la cintura, algo que no impide el cinturón tradicional.

Además, el Kemwek se puede graduar ajustando el cuerpo central a seis posiciones que se encuentran en la parte posterior de las hebillas. En su elaboración se utilizan materiales reciclables y de última generación. A los compradores del Kemwek se les ofrece además una garantía de dos años aplicable a toda su amplia gama de tallas, modelos y colores.

Se consigue así un moderno e innovador accesorio de moda que optimiza, simplifica y estiliza el ceñido de las prendas de vestir sin necesidad de someterse a la férrea dictadura del cinturón de cuero, que fue concebido en sus orígenes con un fin bélico (1). En definitiva, la verdadera necesidad que cubre el Kemwek es la de un complemento para ceñir las prendas y tendencias actuales, incluido el componente estético pero sin descuidar el funcional.

Incluso el usuario puede quitarse y volverse a poner el pantalón sin que el Kemwek se mueva de su posición. Esto lo hace aconsejable para profesiones que requieren un rápido cambio de vestimenta, como bomberos o militares. También resulta especialmente cómodo para ceñir prendas deportivas al practicar actividades como el skate, mountain bike o patinaje, entre otras, especialmente en unos tiempos en que los jóvenes no sólo quieren llevar los pantalones caídos sino también realizar todo tipo de actividades con ellos en esa posición.

El Kemwek no depende de la talla de las personas, sino que sólo tiene en cuenta la distancia entre las trabillas, por lo que es utilizable con carácter universal por personas de diferentes  constituciones. Se puede ajustar para que el pantalón quede a una altura determinada, ideal para los jóvenes amantes de los pantalones caídos o baggies. Como ajusta, pero no oprime, es recomendable para evitar la formación de las indeseadas estrías y para favorecer la silueta.

El invento es fruto del diseño de su creador, Juan Escudero, y cuenta con la única patente concedida en el mundo de la moda, con protección en más de cuarenta países, incluido China. Cuando se adquiere un Kemwek es para toda la vida. Se trata de un producto único de última generación, pero a la vez bastante simple, lo que permite aplicar un proceso de producción viable y sostenible. Además,  lo puede utilizar todo tipo de públicos, cualquiera que sea su edad, ya sea con fines de moda o estrictamente profesionales.

Inventado en el cielo, patentado en Madrid

El primer espacio comercial de Kemwek se inaugurará en Valencia antes de fin de mes, en la tienda DodoWear,  junto a destacadas marcas como Custo o Desigual, mientras que en Madrid se creará la central internacional de diseño para profesionales en diciembre. Esta sede también estará abierta para el público en general durante el primer año de actividad.

Pero el producto también será lanzado a través de tiendas propias, franquicias, grandes centros comerciales, licencias a terceros o venta online. Distintos canales de venta que convertirán al Kemwek en un accesorio personal que no puede faltar en cualquier fondo de armario.

La nueva central de diseño internacional también se ha construido con materiales reciclables y permite cubrir todo el proceso de fabricación, aparte de servir como gran expositor o escaparate de las últimas tendencias y colecciones desarrolladas por sus diseñadores más vanguardistas.

Con todo, la apuesta comercial del Kemwek no se detiene aquí. Está previsto que su expansión internacional continúe durante los próximo meses por las ciudades de Tokio, Berlín, Los Ángeles, México D.F., Río de Janeiro, Moscú y Melbourne.

 ‘Sujétate bien’ es el eslogan que publicita el revolucionario accesorio, que está llamado a romper conceptos y cambiar preferencias en el mundo de la moda con el sello inconfundible de lo que se conoce como la Marca España.

 
Más información:
Dpto. Comunicación KEMWEK
Email: comunicacion@kemwek.com
Teléfono: +34 91 361 68 36
http://www.kemwek.com
 
  1. Para el inventor del Kemwek, el nacimiento del cinturón respondió en su día  a la necesidad de transportar armas, sobre todo de tipo punzante, aunque su momento de auge se produjo en el Oeste americano para llevar las cartucheras. Con el desarrollo de la industria textil y la mayor variedad de tallas, el cinturón pasó a desempeñar una función más decorativa, aunque sin olvidar su vertiente funcional.